Aislamiento con celulosa ecológica

La celulosa es un aislante natural térmico y acústico para construcción realizado a partir de papel de periódico reciclado. Tratado con minerales bóricos, posee propiedades ignífugas y antifúngicas.

La celulosa como producto aislante contribuye a reducir los costes elevados de energía de los hogares de nuestro país a través de un método sencillo, económico y no perjudicial para el entorno.

  • La materia prima utilizada es en un 85% procedente de material reciclado.

  • Su proceso de fabricación es el que presenta un menor consumo energético *(ver tabla comparativa consumo energético).

  • La materia prima se obtiene a nivel local y tiene distancias de envío a fábrica muy cortas, con la consiguiente reducción de consumo de combustible

  • Su producción está ligada a la gestión forestal responsable

  • Los escasos desechos generados durante su producción y aplicación son reciclados y reciclables

  • Reducción de las emisiones de CO₂ ya que la celulosa es básicamente una molécula orgánica

6

 


 

7

La opción que más ahorra

  • Un aislamiento adecuado es uno de los métodos más rápidos, sencillos y económicos para reducir inmediatamente las facturas de calefacción y aire acondicionado.
  • El incremento progresivo de los costes energéticos hace cada vez más rentable la inversión en instalar un aislante adecuado, amortizable en la mayoría de los casos entre dos y cinco años. El aislamiento térmico con celulosa AISLANat, realizado correctamente, puede reducir hasta el 54% la factura de climatización.
  • En comparación con otros aislantes utilizados en ecoconstrucción, la celulosa es la más competitiva en términos económicos y técnicos, debido a que la materia prima es abundante y poco costosa.

El aislamiento de celulosa es permeable al vapor de agua, lo cual evita la creación de bacterias y hongos en el interior de los cerramientos.

  • El Aislamiento libre de juntas, forma un bloque de masa homogénea, evitando así el puente térmico y estanqueidad al viento.
  • Su aplicación es rápida y segura en obra, no contamina y no emite ningún tipo de gas o sustancia tóxica.
  • Duración ilimitada, no se apelmaza ni mengua con el paso del tiempo. No se asienta.
  • Protección térmica para todo el año, verano-invierno, óptima absorción acústica, alta capacidad higroscópica, regulador natural de ambientes, en caso de incendio, no se inflama, no propaga llama, no se derrite y no emite ningún tipo de gas tóxico. Protección antiparásitos y hongos.
  • El aislamiento de celulosa puede ser aplicado en todo tipo de superficies, muros y paredes verticales u horizontales de hormigón armado, madera, bloques prefabricados, ladrillos… tanto en las nuevas construcciones de viviendas como en la rehabilitación energética de las ya existentes.
  • La reducción de entradas de calor, de frió o ruido, aumenta la sensación de confort y crea un clima ambiental sano.

Pida su presupuesto sin compromiso